W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

Ago 10

Tupiza – Uyuni

by in Bolivia

27 de julio – 8 de agosto de 2012

Después de 3 semanas muy intensas con la familia, nos tomamos unos días de relax en Salta. Allí nos quedamos en un hostal muy acogedor llamado “Salta por Siempre” y quizás eso contribuyó a que nos quedáramos al final una semana entera. De esos días no os podemos contar nada interesante, pero un poco de rutina no nos vino nada mal. Subíamos todas las mañanas el cerro San Bernardo, cocinábamos en la excelente cocina del hostal, tomamos buenos cafés en la plaza…

Cuando nos encontramos descansados, ya era hora para despedirse de Argentina tras 2 meses y medio y compramos el billete de autobús a la frontera con Bolivia. Se puede hacer el viaje a Tupiza, Bolivia, en un largo día, pero como no vamos con los días contados decidimos parar en La Quiaca (el pueblo más al norte del país, a más de 5000 kms de Ushuaia). Allí no hay mucho que hacer (ni para comer!), pero hay un par de hostales aceptables, y pasamos la noche.

La mañana siguiente cruzamos la frontera de Bolivia. Convencimos al policía de inmigración para ponernos dos meses en el país (normalmente son 30 días). El primer pueblo en el lado boliviano es Villazón, un sitio polvoriento y un poco caótico. Cruzamos el pueblo andando hasta la terminal de autobuses. Desafortunadamente, el siguiente autobús a Tupiza no salía hasta 4 horas más tarde así que cogimos un taxi compartido que hizo el viaje mucho más rápido y solo costaba algún eurillo más.

Llegamos a mediodía a Tupiza, un pueblo muy tranquilo a 3000 metros de altura. El pueblo no tiene muchas cosas para ver, pero los alrededores son fantásticos, como sacados de alguna película del Salvaje Oeste. Aquí nos quedamos en otro hostal muy bueno: Los Salares. Los encantadores dueños nos organizaron una cabalgata para el día siguiente- cosa que habíamos querido hacer desde hace tiempo pero que nuestro presupuesto no nos permitía en Argentina. Durante tres horas nos sentimos como auténticos jinetes. Nos acompañaron una pareja francesa del hostal, Pierre y Marion, que además hicieron el tour a Uyuni con nosotros.

Tras recomendaciones de Emelie y Scott, unos amigos que conocimos en Argentina, organizamos el tour al Salar de Uyuni a través del hostal. Hay tantas agencias que ofrecen más o menos lo mismo- pero es una verdadera jaqueca investigar y compararlas. La mayoría de la gente sale directamente desde Uyuni en un tour más corto, pero entonces se pierden sitios realmente mágicos en la esquina suroeste del país. El viaje se hace en un 4×4 por unos caminos de tierra en muy malas condiciones (una vez incluso tuvimos que empujar el coche por haberse atascado en el barro) a unas alturas entre 3000 – 5000 metros. Son 4 días bastante duros, con muchos madrugones, sin ducha y durmiendo en “hospedajes” sin ningún tipo de calefacción (por la noche las temperaturas bajaban de 0- dormimos con 8 mantas y saco de dormir!). No hay ningún sitio para comer sino que cada grupo trae a su propia cocinera que tiene que llevar todos los ingredientes y el gas para cocinar desde Tupiza. Nuestra cocinera Mabel nos preparó una rica lasaña vegetal a más de 4000m de altura- eso sí tiene mérito!

¡Pero a pesar de los pequeños inconvenientes, este tour vale la pena!  Desde luego es uno de los lugares más mágicos que hemos visto en un año de viaje. Los primeros tres días vimos muchas lagunas de diferentes colores (¡y olores!), volcanes, flamencos, géiseres y desiertos en la zona sudoeste del país, pegada a Argentina y Chile. El cuarto día madrugamos aún más para ver el amanecer en el Salar de Uyuni. El frío y el cansancio ya no nos importaban: era realmente maravilloso ver cómo el sol iba apareciendo en el horizonte iluminando poco a poco la inmensidad del Salar. Es el lugar ideal para dar rienda suelta a la imaginación y hacer fotos graciosas. Es el salar más grande del mundo: son 150 kms para atravesarlo de punta a punta, y el centro tiene una profundidad de cerca de 8 metros de pura sal. Desayunos en una “isla” en medio del salar llamado Incahuasi (“casa del Inca”) donde, aparte de unas vistas fantásticas, había muchos cactus de gran altura, algunos de los cuales tenían cientos de años.

El tour nos dejó en Uyuni, donde nos despedimos tras 5 días de Pierre y Marion que volvían a Tupiza. ¡Gracias por estos días chicos! Uyuni pueblo no tiene nada para ver, pero queda más cerca a Potosí, la ciudad más alta del mundo y nuestro siguiente destino. Nos maravillamos otra vez de los precios de Bolivia- el billete de autobús de Uyuni a Potosí (6h) nos salió por apenas 3 euros.

Precios medios:

Autobús Salta – La Quiaca (7h): 20 euros

Tour de 3n/4d de Uyuni: 160 euros

Taxi compartido desde Villazón a Tupiza: 3 euros

Habitación doble con desayuno en Tupiza: 13 euros

Cabalgata de 3horas en lo alrededores de Tupiza: 11 euros

Tupiza

Tupiza

altura

uy uy

En el desierto de Dalí

Hostal hecho de sal

Con saco y 8 mantas

Géiseres

La laguna verde

Flamencos

Uno de los volcanes

Por aqui pasa el tren a Chile, alguna vez por semana

Isla Inca Huasi

Amanecer

Con Marion y Pierre en el Salar

Haciendo experimentos con la cámara en el Salar

 

2 Responses to “Tupiza – Uyuni”

  1. From MARI:

    Uyuni y todo lo que lo redea es simplemente im pre sio nan te !!

    Posted on 5 septiembre, 2012 at 5:15 #

Trackbacks/Pingbacks

  1. Potosí la ciudad más alta del mundo | Vuelta al mundo - 18 agosto, 2012

    […] la ciudad de Uyuni (que no el salar del mismo nombre) no tenía demasiadas atracciones para un viajero, al día siguiente, y tras un […]

Leave a Reply