W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

Nov 23

Colombia Parte II: El riesgo es que te quieras quedar

by in Colombia

11-23 de noviembre de 2012

Continuando con nuestros caribeños días de sol y playa, nos dirigimos hasta Santa Marta, un poco más al Este de Cartagena. Para variar, las fiestas en Colombia nos persiguen, y el primer día era festivo, así que estaba casi todo cerrado, ¡nos costó encontrar un lugar para poder comer!

Santa Marta, según nuestra Lonely Planet, es “el lugar al que acuden los colombianos cuando quieren tomar el sol, tener arena bajo los pies y ron en los vasos”. Aunque comparada con Cartagena, probablemente una de las ciudades más bonitas de toda Sudamérica, no tiene mucho que hacer en cuanto a edificios coloniales y calles floreadas, Santa Marta resultó ser una agradable ciudad, con buenos restaurantes y agradables paseos, además de una estupenda base para explorar la zona.

Nuestro rincón favorito para desayunos y comidas rápidas fue el Lulo’s, donde daban unos desayunos estupendos (¡el café estaba buenísimo!), una limonada fresquita y unos wraps y pitas deliciosos; nos hicimos clientes habituales.

Desgraciadamente, la playa situada en el centro de Santa Marta no es ninguna maravilla: es bastante pequeña y situada junto al puerto. A pesar de eso, los fines de semana se llena de gente local, y es complicado encontrar un hueco en la arena. Por suerte, tomando un bus de unos 15 minutos se llega a la Playa de Rodadero, donde el panorama es mucho mejor, así que uno de los días aprovechamos para hacerle una visita y trabajar un poco nuestro “moreno”, sobre todo teniendo en cuenta que a la vuelta nos espera el frío invierno en Europa.

Otro día aprovechamos para hacer una visita a Taganga (también a 15 minutos), un pequeño pueblecito con una bonita playa. Justamente ese día, al ser fiesta local, la playa estaba abarrotada de gente de la zona; no obstante fue agradable pasear por los alrededores y darnos un nuevo chapuzón en el Caribe.

Habíamos leído en nuestra guía de viaje que Colombia posee una gran variedad de frutas tropicales, así que aprovechando que teníamos cocina en nuestro hostal, nos lanzamos a la aventura de “dos frutas al día”, cuyos nombres desconocíamos (y a veces hasta la propia cajera del súper tenía que preguntar a sus compañeras), como zapote, lulu, tomate de árbol, guayaba, uchuva, guanábana manzana, carambola… Cada día comprábamos dos frutas diferentes, que tomábamos como postre a la hora de la comida. No sabemos muy bien si no supimos elegir, o es que las frutas tropicales no es lo nuestro, pero no tuvimos demasiada suerte: sólo acertamos con una, de color amarillo y con una forma que recuerda a una piña (de pino); el resto no pasarán a la historia como nuestras frutas favoritas.

Cerca de Santa Marta está el parque Tayrona, del que muchos nos habían hablado maravillas. Es un lugar bastante rústico, en el que el único alojamiento posible es una hamaca. Pero como teníamos poco tiempo, y había que pagar por entrar, decidimos en lugar de eso viajar un poco más allá, a Palomino, un pequeño pueblo con una playa alargada en la que apenas hay gente (intuimos que quizás pueda tener algo que ver el hecho de que había bastantes mosquitos y moscas de arena en la playa, además de que el alojamiento y opciones de comida eran limitadas y no demasiado económicas).  Así que en lugar de dos noches, nos quedamos sólo una y volvimos a Santa Marta.

La siguiente excursión, rompiendo con nuestros días de sol y playa, fue a Minca, un pueblecito a unos 40 minutos de Santa Marta, situado a unos 700 metros sobre el nivel del mar y con un paisaje natural precioso: el lugar ideal para relajarse. Y si a eso le sumamos que nos alojamos en el “Rancho de la Luna”, una cabaña hecha en bambú, con una cama “colgante”, una terraza con sofá y una hamaca, y unas vistas del valle espectaculares, tenemos la combinación ideal para unos días de relax. Durante los dos días que nos quedamos allí, disfrutamos de buena comida, paseos por la naturaleza, remojones de pies en el río (¡el agua estaba muy fría como para meternos enteros!) y buenos ratos en la hamaca, además de una visita a una pequeña fábrica de café ecológico, en la que aprendimos todo el proceso que pasa un grano de café desde la planta hasta que llega hasta nuestra taza de cappuccino.

Con todo esto, un último desayuno en el Lulos en Santa Marta con su latte correspondiente y un chapuzón in extremis antes de coger el bus hacia Bogotá, se pasaron nuestros días caribeños, que recordaremos con mucho cariño. Con el corazón feliz, y una lágrima en cada ojo, nos despedimos de la playa y nos dirigimos, en el que sería nuestro último trayecto en autobús, a Bogotá, nuestra última parada en la luna de miel. El trayecto duró 17 horas, con una única parada para desayunar, y con el aire acondicionado a tope. Por suerte, estábamos sobre aviso y llevamos nuestro saco de dormir para poder abrigarnos por la noche…

Playa de Santa Marta por la noche

Playa de Santa Marta por la noche

Ricas frutas tropicales (¡A la orden!)

Ricas frutas tropicales (¡A la orden!)

Playa Grande, Taganga

Playa Grande, Taganga

Playa de Palomino (¡ni un alma!)

Playa de Palomino (¡ni un alma!)

Rico desayuno en Lulos

Rico desayuno en Lulos

Habitación en el Rancho de la Luna, con la cama colgante

Habitación en el Rancho de la Luna, con la cama colgante

Nivel de estrés por los suelos, hamaca en la terraza

Nivel de estrés por los suelos, hamaca en la terraza

Puesta de Sol desde el Rancho de la Luna

Puesta de Sol desde el Rancho de la Luna

Cascada Pozo Azul, Minca

Cascada Pozo Azul, Minca

Granos de café, listos para ser procesados

Granos de café, listos para ser procesados

La capital de Colombia es una gran ciudad de 8 millones de habitantes (vamos, lo que viene siendo, un porrón de gente), que se encuentra a 2.300 metros sobre el nivel del mar, lo cual implica que el clima es más frío. Nos alojamos en la zona central, en el barrio de la Candelaria, lleno de hostales, restaurantes y cafés. Prácticamente no salimos de la zona, que pudimos recorrer a pie en todo momento. Para movernos a lugares más distantes existe el llamado “Transmilenio”, una red de autobuses que recorre toda Bogotá, y que por 1.400 pesos (unos 60 céntimos) te lleva a cualquier punto.

Otra de las atracciones turísticas de Bogotá es el cerro Montserrat, en lo alto del cual hay una iglesia, y desde el que se divisan unas vistas estupendas de la ciudad y la contaminación que la rodea. Es posible subir en funicular o teleférico (además de a pie, pero esto, a 3000m sin aclimatización, lo descartamos), así que subimos en el primero y bajamos en el segundo.

¡Vaya! Estos dos genios tocan el 24 y nos vamos un día antes!

¡Vaya! Estos dos genios tocan el 24 y nos vamos un día antes!

Vista de Bogotá desde el cerro Monserrate

Vista de Bogotá desde el cerro Monserrate

Plaza en el centro de Bogotá (ambiente navideño)

Plaza en el centro de Bogotá (ambiente navideño)

Un poco de polución...

Un poco de polución…

En el momento de escribir esto faltan 7 horas para que salga nuestro vuelo a Madrid. Parece difícil creer que hayan pasado casi 16 meses desde que aterrizábamos en Delhi, aún sin tener mucha idea del tipo de viaje que nos esperaba por delante.

Para seros sinceros, la vuelta a casa se hace extraña (¡lo que no quiere decir que no tengamos unas ganas tremendas de volver!). Os contaremos nuestras próximas impresiones desde el próximo destino exótico: Campo de Criptana.

Os dejamos mientras tanto con un vídeo sobre el turismo en Colombia, que intenta romper con los mitos que la rodean. Podemos dar fe que el eslogan es de lo más acertado: “Colombia, el único riesgo es que te quieras quedar”. ¡Que no os lo cuenten!

Imagen de previsualización de YouTube

Precios medios:

Autobús Santa Marta –Bogotá: 30 euros

Habitación en Rancho de la Luna: 27 euros

Super desayuno en Lulu’s para dos: 7 euros

Micro a Palomino: 2,5 euros

Ida y vuelta en teleférico de Montserrate: 7 euros

 

4 Responses to “Colombia Parte II: El riesgo es que te quieras quedar”

  1. From Camila:

    Bueno, soy Colombiana, y te cuento que hay muchisimos mas lugares para conocer . El Desieto de la Tatacoa es impresionante,el parque Tayrona, el Amazonas, hay un monton, cada ciudad tiene su fuerte… y lo que digo yo… peligros hay en todo lado… La gente es super calida, amable y con mucho “sazón colombiano” sobre todo en las regiones caribeñas, espero que vuelvan pronto… por cierto esta chevere la pagina, los encontre por mi búsqueda de India, buena vibra

    Posted on 1 marzo, 2014 at 2:14 #
  2. From mas info:

    Interesante articulo . Aprendo algo con cada web todos los días. Siempre es estimulante poder leer el contenido de otros escritores. Osaría usar algo de tu articulo en mi web, naturalmente dejare un enlace , si me lo permites. Gracias por compartir.

    Posted on 28 febrero, 2017 at 14:03 #
  3. From 83Josef:

    Hello admin, i must say you have high quality articles here.
    Your blog should go viral. You need initial traffic only.
    How to get it? Search for; Mertiso’s tips go viral

    Posted on 13 agosto, 2017 at 11:29 #
  4. From FirstCandice:

    I have noticed you don’t monetize your blog, don’t waste your traffic, you can earn extra bucks every month because you’ve got hi quality
    content. If you want to know how to make extra bucks, search
    for: Mrdalekjd methods for $$$

    Posted on 25 septiembre, 2017 at 4:29 #

Leave a Reply