W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

Feb 14

Sidney: La ciudad perfecta

by in Australia

9-13 de febrero de 2012

Tras un vuelo nocturno de 5 horas desde Bali, aterrizamos a las 7 de la mañana (hora de Australia del Este) en Sidney. Tras hacer la cola en el aeropuerto, y ser reclamado por el departamento de inmigración (afortunadamente todo quedó en un rápido chequeo del pasaporte), cogimos un autobús –más bien una minifurgoneta- gratuito que la gente del hostal ponía a disposición de los visitantes.

Al llegar al hostal nos dimos cuenta que se habían acabado los lujos del sudeste asiático: por menos de la mitad de lo que pagábamos en Sidney por una habitación con otras 2 personas más, y baños compartidos, en Bali teníamos una habitación doble, con desayuno incluído. Habrá que apretarse un poco el cinturón en este nuevo país…

El hostal donde nos quedábamos (el Original Backpackers) está situado en Kings Cross, la zona mochilera de Sidney, y a sólo 25 minutos caminando del centro. El primer día no habíamos dormido apenas, así que nos lo tomamos con calma, dando un paseo hacia el centro y tomando unas cuantas fotos del icono de Sidney, la famosa “Opera House”. Lo bueno de quedarse en un albergue de mochileros es que es muy fácil hacer amigos, las conversaciones empiezan en un abrir y cerrar de ojos. Conocimos a gente de todo el mundo; muchos de ellos venían a Australia con una visa de trabajo de un año esperando pagarse su estancia con trabajos esporádicos (aquí en Australia es habitual encontrar granjas que dan trabajo durante unas 5-6 horas al día a cambio de comida y alojamiento). Otros muchos iban a hacer la habitual ruta de mochileros, entre Sidney y Cairns, al Noreste, en algún tipo de vehículo, ya que la mejor manera de moverse por aquí es en un coche/furgoneta/caravana/cualquier cosa que tenga ruedas y que recuerde remotamente a un coche.

A los australianos les encanta hacer barbacoas (“barbies” como las llaman ellos). Una de las tardes en el hostal hicieron una allí para todo el mundo. Siendo vegetarianos, tuvimos que conformarnos con las verduras, la ensalada y las patatas fritas. Aún así nos apuntamos, para vivir en primer persona una de las experiencias de Australia.

Nosotros nos apuntaremos a la moda, y al dejar Sidney alquilaremos una furgoneta-caravana con Jucy, que viene equipada con un pequeño frigorífico y una cocina aún más pequeña, y con la que durante 3 semanas cubriremos el trayecto Sidney-Melbourne a nuestro aire.

Pero volviendo a la capital de este enorme, pero deshabitado país (en una superficie similar a toda Europa vive la mitad de habitantes de España), desde el primer día nos enamoramos. Parques inmensos, calles anchas, playas limpias y bien equipadas, junto a una miríada de cafés y restaurantes hacen de Sidney una ciudad ideal tanto para una breve visita como para lugar donde vivir (como única nota negativa, los precios del alojamiento y comida).

Hemos descubierto que los australianos son gente realmente amable y hospitalaria: en cualquier tienda/supermercado/restaurante serás recibid@ con la pregunta: “How are you today?” (¿Cómo estás hoy?), y la atención al preguntar por direcciones será inmejorable, siempre con una sonrisa. Otra faceta que los define es su afición por el deporte: en cualquier calle (incluso en pleno centro de Sidney), encontrarás a muchos “sidneysiders” (en español no hay gentilicio para los habitantes de Sidney) haciendo footing, flexiones, abdominales… Al igual que en las playas, donde se une su pasión por el surf y el volley-playa…

El segundo día en Sidney, siguiendo las indicaciones de varios australianos que habíamos conocido en el viaje, cogimos un ferry público hacia Manly, un barrio en las afueras. El ticket cuesta 5 veces menos que un barco para turistas, y las vistas son similares. En el barco conocimos a Pablo, un sevillano que nos acompañaría a lo largo del día, paseando por la playa y los alrededores.

Al día siguiente visitamos una de las playas más famosas de Sidney, “Bondi beach”, el lugar favorito para pasar un día de fin de semana para familias, surferos y “gente guapa” (los apartamentos en la zona tienen precios estratosféricos). Nos acompañó Elodie, una chica francesa que vivía en nuestro hostal. Tras ver una buena racion de abdominales marcados, surferos y bañistas variados, fuimos caminando hasta Coogee a lo largo de la costa, de donde cogimos el autobús de vuelta al hostal (previo paso por el centro comercial para renovar parte del vestuario).

El último día, como ya habíamos visto lo más importante de la ciudad, nos dedicamos a pasear sin rumbo fijo, caminando a través del famoso “Harbour Bridge”, donde tuvimos unas estupendas vistas de la Bahía. A la mañana siguiente cogeríamos un autobús a las afueras, a la oficina de Jucy donde íbamos a recoger la que sería nuestra casa y transporte a la vez…

Sabías que…

Australia es uno de los países con menor densidad de población del mundo (algo fácil de imaginar, viendo su extensión). Y otro dato curioso: aquí viven 150 millones de ovejas, pero ¡sólo 20 millones de personas!

Gastos:

Cama en dormitorio colectivo en Kings Cross: 24 euros

Ferry a Manly I/V: 12 euros

Viaje medio en metro: 2-3 euros

Cappuccino: 2,5 euros

Menú del día en un “food court”: 6-7 euros

“Barbie” (barbacoa) en el hostal: 4 euros

 

Con la Opera House al fondo

Con la Opera House al fondo

Opera House y rascacielos

Opera House y rascacielos

Vistas desde Harbour Bridge

Vistas desde Harbour Bridge

Centro de Sidney

Centro de Sidney

Sidney de noche

Sidney de noche

Con Pablo en Manly

Con Pablo en Manly

Bondi beach

Bondi beach

Tomando café con Elodie

Tomando café con Elodie

Calle de los mochileros

Calle de los mochileros

4 Responses to “Sidney: La ciudad perfecta”

  1. From Roberto:

    Bien chicos ya veo que habeis cambiado de continente, seguid asi contandonos todo, la lastima es no estar alli… un abrazo y suerte!!!

    Posted on 14 Febrero, 2012 at 17:55 #
    • From raul:

      Hola Roberto! Pues sí, se acabaron los templos budistas y el arroz frito… Ahora andamos rodeados de canguros y arañas gigantes, nuevos paisajes y nuevos destinos (y volver a cocinar y fregar los platos). La naturaleza por aquí es preciosa, a ti que te gusta el trekking te encantaría… Un abrazo muy fuerte!

      Posted on 25 Febrero, 2012 at 7:40 #
  2. From Manuel Martín de Almagro:

    Bueno, cuando os leo parece que os acompaño, no sólo desde el cariño.

    Gracias por vuestra aventura. Es también la nuestra.
    Un abrazaco-abrazaco.

    Posted on 14 Febrero, 2012 at 21:35 #
    • From raul:

      Hola! Pues si os apetece acompañarnos en persona, ya sabéis dónde estamos. Aunque me temo que meter a la tía en un avión durante 24 horas suena complicado 🙂

      Un abrazo desde el otro lado del mundo, nos acordamos mucho de todos vosotros!

      Posted on 25 Febrero, 2012 at 7:41 #

Leave a Reply