13 abril, 2011

Preparar el botiquín


En cualquier viaje es imprescindible la preparar un buen botiquín. El tipo de medicamentos y productos sanitarios que necesitaremos durante el viaje estará en función del estado de salud, del grado de ansiedad, del destino (desierto, frío, trópico)  y del tipo de actividad (deportes de riesgo, playa etc).  Con todos estos factores es muy difícil plantear un botiquín único y válido para todo viajero. En el extranjero es posible que el medicamento que normalmente tomamos no esté comercializado o lo esté con otro nombre, que cuesta el triple o que requiere receta o que el médico o farmacéutico no hablen nuestro idioma. El farmacéutico es el profesional sanitario más cercano para aconsejarnos sobre el contenido del botiquín y no debemos descartar la consulta al médico de cabecera y, en caso de viaje a un país tropical, una visita a Medicina Exterior.

Aquí viene una idea de botiquín básico para un viaje más o menos largo a países trópicos (los medicamentos con su nombre comercial):

  • Diarreas: Fortasec y bolsas de suero oral.
  • Gastritis: Septrin
  • Parásitos intestinales: Flagyl
  • Infecciones respiratorias: Augmentine
  • Alérgias: Ebastina
  • Mareos cinéticos: Biodramina ( la somnolencia es un efecto secundario que viene bien cuando tenemos que pasar toda la noche en un autobús)
  • Dolores y fiebre: Paracetamol, Nolotil, Ibuprofeno
  • Protección solar y cacao de labios
  • Repelente de mosquitos : Relec
  • Picaduras de insectos: Polaramine comprimidos y pomada con cortisona como Advantan
  • Pomada antifúngica (para hongos de la piel): Fungarest
  • Material básico de curas: Betadine, tiritas resistentes al agua, gasas, vendas, esparadrapo, Bactroban pomada, tijeras
  • Colirio antibiótico para los ojos: Gentadexa
  • Profilaxis antipalúdica: Malarone
  • Vendas elásticas para posibles torceduras + pomada antiinflamatoria (Voltaren Gel)
  • Compresas y tampax
  • Termómetro

Es mejor no llevar todo el botiquín en el equipaje de mano (líquidos, tijeras y quizás preguntas de aduana…), solamente lo más esencial (por ejemplo el Malarone que es bastante más caro en el extranjero). Importante guardar siempre los prospectos. Si llevas medicamentos “sensibles” o agujas o un botiquín bastante cargado es mejor llevar un informe firmado por tu médico que incluye todos los medicamentos que llevas (y las cantidades) si no, puede parecer que vas a hacer negocio.