W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

Abr 08

Fiordos, glaciares, caballos,El Señor de los Anillos, tostadas robadas y más historias

by in Nueva Zelanda

30 de marzo – 8 de abril de 2012

Queenstown-Milford Sound-Te Anau- Catlins-Glenorchy- Wanaka-Franz Josef- Arthurs Pass-Christchurch

Nueva Zelanda se ha convertido rápidamente en nuestro país favorito. Si no estuviera en la otra punta del mundo, recogeríamos los pocos trastos que tenemos guardados en España y emigraríamos a este país tan hermoso, limpio y amable. El paisaje es simplemente fantástico. Cada pocos kilometros hay que parar el coche para sacar fotos de lagos turquesas y montañas cubiertas de nieve. No es sorprendente que este país haya sido el escenario de muchas pelis, como El Señor de los Anillos (el país está lleno de viajeros frikis, buscando el hábitat de los hobits) o Las Crónicas de Narnia.

También hay que reconocer que el tiempo influye mucho. Hemos tenido una suerte tremenda con el tiempo. En dos semanas no hemos tenido ni una gota de lluvia, ni siquiera en la costa oeste, que es uno de los lugares más lluviosos del mundo.

Desde la última entrada en este blog hemos hecho tantas cosas que sería difícil y largo contarlo todo en detalle, así que aquí va un resumen.

Tras dos días de adrenalina en Queenstown nos fuimos a Milford, en la famosa Fiordland- la tierra de los fiordos-  que está a unas 5 horas en coche. La carretera era muy escénica pero no tuvimos tiempo de detenernos mucho ya que teníamos billetes para el último ferry que salía a las 15h. El itinerario a bordo dura una hora y media, y da un paseo por un de los fiordos más bonitos del mundo, el Milford Sound. Tras el tour tuvimos que buscar un sitio barato donde acampar antes que se hiciera de noche (ahora con el cambio de hora el sol se pone sobre las 18.30h). Siendo un parque nacional no está permitido aparcar la caravana donde quieras, solamente en los sitios asignados por el DOC (Departamento de Conservación); muchos son gratuitos pero en Fiordland había que pagar unos 3 euros por persona.

El día siguiente madrugamos para hacer una ruta de senderismo de unas 6 horas por las montañas del parque nacional y por la noche acampamos en un camping de pago en Te Anau (ahhh, ducha caliente). El próximo destino fue la zona de los Catlins en la costa Sur, a unos 200km de Te Anau. Es un área que recibe menos turismo que los Alpes Neozelandeses, es muy tranquila y bonita y tiene muchas carreteras sin asfaltar. Aquí tuvimos un pequeño incidente con el coche- una piedra se atascó en el eje delantero de la caravana- ¡el ruido de la piedra rayando el eje era horrible! Esto pasó cuando estábamos justo a 50m de un camping, así que paramos esa noche allí y llamamos a asistencia en carretera, quienes nos aseguraron que enviarían a alguien la mañana siguiente. No apareció nadie, volvimos a llamar y nadie sabía nada de nosotros. Pero nos recomendaron conducir y aseguraron que la piedra se caería por sí sola, cosa que pasó después de unos 200km.

De los Catlins volvimos otra vez a la civilización de Queenstown. Aquí hicimos la segunda excepción en nuestra dieta de caravana y comimos en un sitio de visita obligada en esta ciudad- todo el mundo habla de él y se llama Fergburger. Las hamburguesas son legendarias por su tamaño- no hace falta pedir patatas para acompañar. También hay alternativas vegetarianas como la Bun Laden (con Falafel).

En la muy eficiente oficina de turismo paramos para reservar una ruta a caballo para mí (los chicos eligieron un plan alternativo) en los prados fuera de Glenorchy, donde se grabaron varias escenas del Señor de los Anillos (entre otras, Las Montañas Nubladas, Pico Caradhras). La manera más auténtica de disfrutar de este paisaje es a caballo. La ruta era muy bonita y cruzaba varios ríos, aunque no cabalgábamos de forma tan elegante como Aragorn J .

La noche anterior a la ruta a caballo habíamos dormido en un sitio más o menos legal (las multas son tremendas) así que la siguiente noche en Wanaka preguntábamos en la oficina de turismo donde podríamos acampar de manera económica. Nos dirigió a un campo de cricket a 15 min del pueblo donde una señora mayor nos dio cobijo y ducha caliente por 3 euros/persona.

Al día siguiente nos tomamos la mañana con calma, e hicimos una ruta ligera alrededor del lago Wanaka. El pueblo parece un pequeño Queenstown, con menos jaleo y con unos alrededores incluso más bonitos. Por la tarde hicimos 300km por carreteras de montaña y llegamos justo al atardecer al pequeño pueblo de Franz Josef. Teníamos el camping y la excursión que íbamos a hacer ya reservados desde Queenstown porque es un sitio muy popular (de hecho, tuvimos que cambiar los planes porque las plazas estaban agotadas para el día que queríamos ir). El camping estaba bastante bien y abundaban los mochileros (pero nos quedamos con la duda: ¿Quién nos robó nuestras tostadas en la cocina comunitaria?)

El pueblo de Franz Josef no tiene nada de interés, pero sí lo tiene el glaciar con el mismo nombre y que está a 4 km. Aquí hicimos una ruta guiada sobre el hielo de un día entero. Encontramos a unos pocos valientes que iban independientes, pero necesitas conocimiento y mucho equipamiento para hacer eso: el glaciar es un sitio bastante peligroso. Cuando llegamos por la mañana nos equiparon con botas, crampones, impermeables, guantes, calcetines de lana y nos explicaron la ruta y las precauciones. Luego, durante unas 6 h, nuestro guía Ben nos llevó por la superficie del glaciar, evitando las peores grietas y pasando por algunos túneles de hielo. Básicamente el guía iba abriendo camino con un pico, y por algunos sitios estaban tan estrechos que pasábamos un poco de miedo. La excursión era muy buena, pero casi lo mejor de ese día fue lo que vino después: En el pueblo hay unas piscinas termales (temperaturas de 36, 38 y 40oC) y la entrada estaba incluida en la excursión. Ese tipo de cosas siempre están bien, pero con el cuerpo molido y los pies helados, ¡está simplemente genial!

Otra noche de camping en Franz Josef, y seguimos por la costa hasta el pueblo de Hokitika para una parada técnica (la mayoría de sitios estaban cerrados siendo Viernes Santo) y luego nos metimos por el interior y llegamos por la tarde a Arthurs Pass, el pueblo más alto de Nueva Zelanda (donde viven la friolera de 62 habitantes). Nos informamos bien en la oficina del DOC sobre las condiciones del Parque Nacional y acampamos en uno de sus sitios gratuitos. El día siguiente hicimos una ruta de senderismo muy exigente (con un desnivel de 1300m), pero con unas vistas fantásticas. Otra noche un camping gratuito del DOC y sin ducha… ¡Menos mal que los tres olíamos igual de mal!

Ya se acercaba la fecha de partida de nuestro amigo Rum y teníamos que volver a Christchurch, a unos 150 km de Arthurs Pass. Aprovechamos esa última tarde para ver el centro (está totalmente derrumbado tras los dos terremotos) y tomar unas últimas cervezas.

Solitos otra vez pero con muchos recuerdos buenos!  (Las fotos abajo por cortesía de nuestro nuevo fotógrafo).

Gastos medios:

Crucero en Milford: 30 euros

3 horas a lomos de un caballo: 90 euros

Excursión de un día entero por un glaciar: 110 euros

Fiordos en Milford Sound

Fiordos en Milford Sound

Buscando el camino en Fiordland

Buscando el camino en Fiordland

Sólo Rum se atrevió a bañarse en el mar

Sólo Rum se atrevió a bañarse en el mar

Playa en los Catlins

Playa en los Catlins

A bordo del crucero en Milford

A bordo del crucero en Milford

Camino a Glenorchy

Camino a Glenorchy

Vista en los Catlins

Vista en los Catlins

Wanaka

Wanaka

Paseando a caballo

Paseando a caballo

Arthur's Pass: ¡hemos llegado a la cima!

Arthur's Pass: ¡hemos llegado a la cima!

Centro de Christchurch (tras el terremoto)

Centro de Christchurch (tras el terremoto)

Los tres en el glaciar

Los tres en el glaciar

Glaciar Franz-Josef

Glaciar Franz-Josef

2 Responses to “Fiordos, glaciares, caballos,El Señor de los Anillos, tostadas robadas y más historias”

  1. From Pilar Iniesta:

    Hola Hanna y Raúl. Gracias por esta lección de geografía. Yo sólo había oido hablar de los fiordos de Noruega… Echo de menos las postalitas, pero es mucho pedir ¿no?. Me conformo con las fotos que colgáis.

    Creo que estáis en deuda con Rum. Algún día le tendréis que enseñar los molinos de Campo de Criptana.

    Un beso para los dos

    Posted on 14 abril, 2012 at 17:49 #
    • From raul:

      También hay fiordos por aquí, sí; aunque los noruegos han hecho más publicidad. Ya te mandaremos alguna postalita, no te preocupes 🙂

      Rum ya ha estado en Criptana (unas 3 veces), ya tiene unas cuantas fotos de los molinos!

      Un beso desde Chile (aquí hablan español, no tienes excusa para no hacernos una visita…)

      Posted on 1 mayo, 2012 at 22:33 #

Leave a Reply