W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

nov 05

Quilotoa, Latacunga y Quito: Nos despedimos de Ecuador

by in Ecuador

15 octubre—3 noviembre 2012

Desde la agradable ciudad de Baños nos dirigimos a Quilotoa. Tuvimos que tomar dos buses diferentes para llegar aquí. Al bajar del autobús nos pilló por sorpresa una ola de frío: ¡no habíamos tenido en cuenta que ahora nos encontrábamos a mucha más altura (4000m)!

Nos instalamos en el hostal (en la Lonely Planet pone que los alojamientos de Quilotoa eran básicos: podemos confirmarlo) y nos dirigimos a la que es la gran atracción: la laguna Quilotoa, situada en el fondo de un cráter. Es posible subir y bajar a pie, o hacer alguno de los trayectos a caballo. Nosotros nos decidimos por la primera opción, que además es gratuita (sólo hay que pagar una única vez al entrar al pueblo de Quilotoa).

¡Las vistas desde arriba son espectaculares! Quizás las fotos no le hagan justicia, así que es mejor que vengáis a comprobarlo por vosotros mismos :-)

Lago Quilotoa al fondo

Lago Quilotoa al fondo

Vista desde lo alto del volcán

Vista desde lo alto del volcán

Por la noche, como no hay mucho que hacer, estuvimos jugando a las cartas con Xavier y Margot, dos chicos franceses que acababan de iniciar su ruta por Sudamérica. Al irnos a dormir nos arropamos bien (hubo que desempolvar el saco de dormir), y a la mañana siguiente nos dirigimos hasta Latacunga (con sólo dos medios de transporte: camioneta y bus), una ciudad que si bien no tiene demasiados lugares de interés, es agradable para recorrer y nos ofrecía una habitación con una cama cómoda y una ducha caliente (unos lujos que no apreciábamos realmente cuando vivíamos en España).

Habíamos pensado en un primer momento visitar el volcán Cotopaxi, una de las maravillas de Ecuador, pero algunas “historias de miedo” de otros viajeros (tormentas eléctricas, grietas en el hielo, etc.) y el mal tiempo nos hicieron desistir, así que nos dirigimos directamente a la capital de Ecuador: la ciudad de Quito.

Nos alojamos, como casi todos los turistas, en el “barrio del Mariscal”, donde se dan lugar una gran cantidad de hostales y restaurantes, y a tan sólo unos 20 minutos en bus al centro (o 50 caminando, como pronto descubrimos).

Como teníamos mucho tiempo (5 días completos), decidimos racionar las excursiones y aprovechar los estupendos cafés de la ciudad:

El primer día llegábamos justo a la hora de comer, así que aprovechamos para probar un estupendo ceviche y pasear por el barrio.

El segundo día madrugamos un poco y nos dirigimos al centro, lleno de iglesias y edificios coloniales: visitamos la plaza, la catedral (donde se encuentra enterrado el Mariscal Sucre, del que venimos escuchando desde Argentina) y varias de las iglesias, a destacar la de la Compañía de Jesús, recubierta por completo en oro, y de la que se dice que es la iglesia más bonita del país.

El tercer día fuimos y volvimos caminando al centro, para visitar un par de lugares que nos habíamos dejado en el tintero el día anterior, como el museo de la moneda. Volvimos a comer, como el día anterior, en un restaurante vegetariano muy económico, y completamos la tarde con un delicioso cappuccino.

El jueves, cuarto día, hicimos una excursión a la llamada “Mitad del Mundo”, 22 kilómetros al norte de Quito, y donde en 1736 se estableció la línea ecuatorial. Curiosamente, hoy que disponemos de GPS, sabemos que la verdadera latitud 0 se encuentra a 300 metros al norte, aunque en la ciudad de la Mitad del Mundo pasamos la mañana entre museos, paseos, visita al planetario y un enorme helado artesanal que no fuimos capaces de terminar.

Después de esta visita fuimos al museo Inti Ñan, donde pasa la auténtica línea del ecuador. Además de algunas curiosidades de la selva (pieles de serpiente, arañas y algunas cabezas humanas reducidas), el guía nos enseñó algunos experimentos curiosos: pudimos comprobar cómo el agua gira en distinto sentido según el hemisferio en que nos encontremos (y no gira en absoluto en la línea del ecuador), y nos dio unas lecciones básicas de física.

Por la tarde, ya de vuelta en nuestro barrio, fuimos a una cata de chocolate en la cadena ecuatoriana “República del Cacao”, una especie de cafetería/tienda especializada en chocolate gourmet, todo producido en Ecuador. Aquí aprendimos cómo se fabrica el chocolate (os podemos asegurar desde aquí que los granos de cacao, antes de ser secados, no saben para nada a cacao!), y cómo se deben utilizar los cinco sentidos (nuestro favorito era el gusto) para poder apreciar la calidad de una barra de chocolate. Muy recomendado si estás en El Mariscal un jueves a las 5 de la tarde.

En nuestro último día (2 de noviembre), festivo en Ecuador, decidimos madrugar para subir al “telefériQo” antes de que llegaran las hordas de turistas. Este transporte sube 2,5 kilómetros a lo largo de la ladera del volcán Pichincha, llegando hasta 4.100 metros. Pasamos la mañana por allí arriba haciendo un poco de trekking, hay una ruta de unas cuantas horas hasta el pico del volcán Pichincha, pero dimos la vuelta a la mitad del camino por el mal tiempo.  Luego probamos algo típico de esos días (relacionados con el día de los difuntos): las guaguas de pan y la colada morada. La primera es una especie de pan dulce con decoraciones, que tiene forma de niño o bebé (guagua en quechua), y la segunda, una bebida típica de Ecuador, preparada con harina de maíz negro, y varias frutas. Ambas se usan en muchos lugares como ofrendas a los difuntos. La colada morada no quedará como nuestra bebida favorita en el viaje…

Y tras casi 3 semanas llegó el momento de despedirse de Ecuador. Como nos habían contado algunas historias nada agradables de la frontera con Colombia, en lugar de pasar por tierra compramos un vuelo directamente a la ciudad de Medellín. Una vez lleguemos allí nos faltan únicamente tres semanas para volver a casa; habrá que aprovechar para coger un poco de color en las playas del Caribe antes de volver…

Añadiendo un poco de limón al ceviche

Añadiendo un poco de limón al ceviche

Catedral de Quito

Catedral de Quito

En una de las múltiples plazas de Quito

En una de las múltiples plazas de Quito

Ciudad "Mitad del Mundo"

Ciudad “Mitad del Mundo”

Experimentando en el ecuador

Experimentando en el ecuador

Cada uno en un hemisferio distinto

Cada uno en un hemisferio distinto

En plena cata de chocolate

En plena cata de chocolate

Vista de Quito una vez subido el telefériQo

Vista de Quito una vez subido el telefériQo

Sendero al Pichincha

Sendero al Pichincha

Subida del TelefériQo

Subida del TelefériQo

Guagua de pan y colada morada

Guagua de pan y colada morada

Algunas curiosidades de Ecuador:

  • La moneda local, desde el año 2000, es el dólar estadounidense.
  • Ecuador produce más del 60% de la producción mundial de cacao.
  • El punto más alejado del centro de la tierra es la cima del volcán Chimborazo. Uno podría pensar que es el Everest, y no esta montaña de 6.310 metros sobre el nivel del mar; sin embargo, debido a que al ser achatada la tierra, el diámetro es mayor en el ecuador.
  • Los conocidos como “Panama hats” no son originarios de ese país, sino de Ecuador (se exportaron a Panamá en la época de construcción del canal).
  • Según algunos estudios, Ecuador es el segundo país más peligroso de toda Sudamérica. Ahora que ya hemos pasado por éste y por el primero en la lista (Perú), podemos contárselo a nuestros padres y al resto del mundo.
  • Las carreteras ecuatorianas son peligrosas (de hecho, las más peligrosas del continente): tienen lugar gran cantidad de accidentes de tráfico, debido a una combinación de carreteras que han conocido tiempos mejores, autobuses en la misma situación, y una conducción algo temeraria.
  • El “Barcelona Sporting Club” es uno de los equipos de fútbol más importantes de Ecuador, y su escudo es muy similar al del FCB.

 

Precios Medios

Entrada a Quilotoa: 2 dólares

Alojamiento en Quilotoa, cena y desayuno incluídos: 12 dólares/persona

Camioneta de Quilotoa al pueblo más cercano: 1,50 dólares

Bus Latacunga-Quito: 1,25 dólares

Cualquier trayecto en trole/ecovía en Quito: 0,25 dólares

Menú del día (vegetariano) en Quito: 2 dólares

Subida al teleférico: 8,5 dólares (para extranjeros adultos; intentamos pasar por niños ecuatorianos pero, no sabemos por qué, no coló).

Cata de chocolate en “República del cacao”: Gratis, pero la barra de 100 gramos que compramos después nos salió por 7 dólares.

Leave a Reply