14 Enero, 2012

Visita xpres a Kuala Lumpur

11-14 de enero de 2012

En principio Malasia no estaba en la lista de países que íbamos a visitar pero al final hemos podido meter unos días en su capital, Kuala Lumpur. La compañía aérea de bajo coste más grande del sureste asiático, AirAsia, tiene su central aquí así que compramos un vuelo muy barato Krabi-Kuala Lumpur (el mismo viaje en autobús habría tardado casi 20h), y otro K.L- Yogyakarta (en Indonesia, un viaje que habría tardado días por tierra). Por medio metimos dos días intensos para conocer la ciudad.

Nos quedamos en Chinatown, la parte de la ciudad con más ambiente y alojamiento más barato. Nuestro hostal, Matahari Lodge, era seguro y limpio (los chinches y otros bichos son una plaga en K.L, así que un sitio barato, limpio y sin bichos es un chollo).

K.L es una ciudad muy moderna y joven, no tanto como Singapur por supuesto, pero agradable para pasar un par de días. Los sitios de interés están todos más o menos cerca y se puede caminar a todos lados (¡casi nos habíamos olvidado de lo que eran semáforos y aceras!).

El principal símbolo de esta ciudad es bastante reciente: las Torres Petronas, que hasta 2003, con la construcción del edificio Taipei 101 en Taiwan eran los edificios más altos del mundo (actualmente ocupa el quinto lugar, en estos tiempos que corren uno no se puede descuidar ni un momento). El interior alberga numerosas oficinas, principalmente las de la petrolera malasia “Petronas”, que da nombre al edificio. Tienen 88 pisos, y están conectadas por un puente entre los pisos 41 y 42.

Las entradas para visitarlas (aforo limitado) se ponen a la venta cada día a las 8.30, y se venden por estricto orden de llegada. Hay visitas desde las 9 hasta las 18.15, a cada hora en punto, y a las y cuarto. Cuando aparecimos por allí a las 8.30, ya había una cola considerable, así que para cuando nos tocó el turno, algunas horas estaban llenas, y compramos para las 3 (aquí nos llevamos otra sorpresa: en nuestra Lonely Planet ponía que la visita era gratuita, pero nos costó unos 25€ para dos personas).

Aprovechamos la mañana para visitar algunos de los edificios históricos de la ciudad, Little India y la plaza Merdeka, símbolo de la independencia malaya, donde en el año 57 se bajó la bandera de la Union Jack (Reino Unido) y se izó la de Malasia, simbolizando así su independencia. También visitamos la exposición de Osos por la Paz (United Buddy Bears), que para en estas fechas en KL (de hecho habíamos conocido a estos osos antes- en Viena 2006), y un centro comercial al pie de las petronas, el Suria KLCC, de 6 plantas y donde se dan cita algunas de las marcas más lujosas del mundo.

Cuando llegó nuestra hora, hicimos cola junto con otras 20 personas más, y en primer lugar subimos al puente que une las torres, situado a unos 170 metros. Después subimos al piso 86, desde donde hay una vista increíble de toda la ciudad. Por suerte, los ascensores funcionaban, porque habíamos estado toda la mañana caminando sin parar!

El paisaje de KL está lleno de mezquitas, ya que el país es mayoritariamente musulmán, aunque también podemos encontrar templos hindúes, budistas o iglesias.

La comida malaya es igual que su población: una mezcla de influencias indias, chinas, thais e indonesias, ¡y está buenísima! En un puestecito en la calle probamos el plato más famoso del país, el nasi lemak– arroz con sabor suave a coco y servido con un huevo cocido, sambal (chili), pepino, cacahuetes y una mezcla de verduras verdes (o con carne si uno prefiere).

Hay muchos restaurantes indios que sirven comida típica del sur de la India (la mayoría de los inmigrantes indios vinieron de Tamil Nadu, un Estado situado en la punta Sur del país). Aquí puedes desayunar o cenar (por alguna razón no está disponible a mediodía) un plato que tiene que ser de lo más barato de toda la región; el Roti canai. Consiste en un pan finito y unas cucharadas de sopa de lentejas para mojarlo. Quizás suena a comida de pobres, pero es perfecto para una cena ligera y para absorber el ambiente en algún restaurante cutrecillo con la gente local. Los que habéis seguido nuestro blog desde hace tiempo sabéis que somos unos fans muy ávidos del dulce chai indio y aquí por fin tuvimos la oportunidad de probar el sabor auténtico otra vez.

Para Ver: La Trampa, con Sean Connery y Catherine Zeta Jones. El robo final tiene lugar en las mencionadas Torres Petronas.

¿Sabías que…? A los malayos les encantan los récords, cada año editan un libro con los nuevos récords del país, entre ellos: el número de días conviviendo en una caja con 6000 escorpiones (32) o el número de cocos partidos con el dedo índice en 30 segundos (4 cocos- un participante acabó con el dedo roto pero eso es otra historia).

Precios en K.L:
Autobús al aeropuerto: 2 euros
Habitación doble sin baño en el Matahari Lodge: 19 euros
Entrada a las Torres Petronas: 12 euros
Plato de Nasi Lemak: 80 céntimos
Plato de Roti canai: 35 céntimos
Viaje en metro: 30 céntimos

Probando el Nasi Lemak

Chinatown

Un centro comercial celebrando que se aproxima el Año Nuevo Chino (del dragón)


United Buddy Bears

Roti Canai y chai indio...ummmmm

Las Torres Petronas

Vistas desde la planta 86

El puente que une las dos torres