W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012
Archive | La India RSS feed for this section
19 septiembre, 2011

Sonrisas de Bombay

10-13 de septiembre de 2011

Tras un vuelo desde Varanasi (con escala en Delhi), llegamos a Bombay (ahora conocido como Mumbai (en honor a la diosa Mumba).

Mumbai es una ciudad de contrastes y sorpresas: es la ciudad con más millonarios de todo el mundo, pero también tiene uno de los mayores slums.

En la ciudad viven más de 20 millones de personas; sin embargo los primeros días nos sorprendió la tranquilidad de nuestro barrio (Fort). Luego aprendimos que era por las fiestas dedicadas al dios Ganesh, en las que en cada barrio se realizan estatuas del dios con cabeza de elefante, y el último día se llevan en animada procesión hasta el mar, donde son arrojadas. Nos contaron que una vez arrojado Ganesh al mar, las lluvias terminan. No obstante, comprobamos que esto no es del todo científico, porque al día siguiente cayó un pequeño chaparrón.

El centro de Mumbai es muy colonial, con edificios estilo inglés como la catedral, la estación de tren, correos o la universidad. Hay también amplias avenidas, parques, y otras maravillas que echábamos de menos en la India como semáforos (que  más o menos se respetan) y aceras para pasear. También comprobamos, para nuestra grata sorpresa, que los vendedores de Mumbai no son tan insistentes como en otras partes de la India.

Mumbai tiene fama por su comida callejera, así que no podíamos irnos sin probar un delicioso bhelpuri (arroz inflado con vegetales) que tomamos en un puesto en la playa de Chowpatty, y el mejor Kulfi (helado indio) de toda la India.

Durante los primeros días nos acompañaron Montse y Cynthia, a las que conocimos en Varanasi, y que se quedaron en nuestro hotel. Con ellas paseamos por Mumbai, tomamos unos excelentes cappuccinos y visitamos un templo dedicado a Ganesh.

Aprovechando que estábamos en la ciudad, visitamos en directo la labor que realiza la ONG “Sonrisas de Bombay”, de la que somos socios colaboradores. Tuvimos la oportunidad de charlar con Jaume, el fundador, quien nos habló del día a día de la organización, y de otras muchas cosas que nos sorprendieron. ¿Sabíais que el precio de la vivienda en Mumbai está entre las ciudades más caras del mundo? Por ejemplo, el alquiler de una chabola en un slum puede rondar los 400 Euros al mes. Teniendo en cuenta que el sueldo medio ronda los 60 Euros al mes, está claro que toca compartir piso…

También nos habló Jaume de la corrupción en India, un gran problema con el que se tienen que enfrentar cada día, y que afecta a todos los niveles de la sociedad.

Sin embargo, no todo es negativo. Haciendo honor al nombre de la ONG, al visitar una clase de niños pequeños financiada por la organización, todos nos recibieron con una enorme sonrisa, y nos hizo ver la importancia del trabajo que llevan a cabo. ¡Os animamos a todos a colaborar con Sonrisas de Bombay!

Tras 4 días en la gran ciudad, llegó la hora de coger nuestro primer tren nocturno destino a nuestras merecidas vacaciones en Goa. Nuestro tren llega sobre las 3 de la mañana a Canacona, esperemos que no nos quedemos dormidos en el tren!

 

Dios Ganesh

Gate of India (con Cynthia y Montse)

Hotel Taj

Playa de Chowpatty y rascacielos

Vendiendo fruta

Comida en la calle

El mejor kulfi de la India

Chabolas

Con Jaume Sanllorente

12 septiembre, 2011

La verdadera esencia de la India en Varanasi

7-9 de septiembre de 2011

Decidimos volar de Khajuraho a Varanasi, y aunque nos ha costado bastante más que el autobús, ha valido la pena. En 40 min estábamos allí (comparando con 15h en un autobús público).

Varanasi es el corazón del hinduismo y una de las ciudades más antiguas del mundo. Aquí vienen millones de peregrinos para bañarse en el Ganges y de ese modo purificarse de todos los pecados. Es también un lugar especial para morir, porque la muerte aquí significa liberación del ciclo de renacimiento.

En los ghats de los crematorios nos explicaron cómo funciona todo el proceso. La familia del fallecido compra la madera (se necesita unos 360kg) y según los recursos es de un tipo u otro. La madera que mejor huele es el sándalo, pero la mayoría de la gente normalmente solo puede pagar un trocito. Las mujeres no pueden estar presentes en ningún momento aquí; primero porque se dice que son más emocionales y no van a aguantarlo y segundo (y esto suena bastante bárbaro) por que antiguamente, una vez fallecía el marido, la viuda quedaba desprotegida – así que a veces saltaba ella sola a las llamas, o si no, la familia del fallecido la empujaba. Esta práctica está prohibida desde hace mucho, pero por si acaso las cremaciones son todavía exclusivamente para hombres.
Después de unas tres horas ardiendo, el cuerpo se convierte en cenizas que se echan al Ganges. A los niños, mujeres embarazadas, monjes, leprosos y algunos grupos más no se les quema porque las cremaciones sirven para purificar y estas personas ya son puros por naturaleza. Por lo cual, se les suelta en el río con una piedra pesada atada a la cintura. Sin embargo, a veces se pueden ver cuerpos flotando lentamente corriente abajo.

Una de las mejores maneras de ver Varanasi es desde un barco (evitando los callejones), que recorre el Ganges facilitando la vista a la mayoría de Ghats. Hay dos momentos especiales: el amanecer y el anochecer. Nosotros hicimos los dos recorridos: al amanecer hay unas fotos espectaculares, y por la noche hay una magia especial.
Varanasi no deja indiferente a nadie y recomendamos la experiencia pero no es apta para cardíacos. Es muy probable que Varanasi sea la ciudad más sucia de la India. Algunos callejones son realmente terribles y las ratas no faltan (hasta los perros nos parecían más feos y sucios aquí).

Nos quedamos en el Hotel Alka, a lado del río, un pequeño oasis en el caos. Aquí conocimos a tres chicas catalanas. Primero a la periodista Lali que nos rescató el primer día en Varanasi y luego a Cynthia y Montse, dos bailarinas que nos acompañaron hasta Mumbai. ¡Gracias chicas por compartir estos días con nosotros!

Precios medios en Varanasi:
Viaje de 1 h en barco por el río: 1 euro
Habitación doble con A.C en hotel Alka: 15 euros

Viaje en barco por el Ganges

Calle de Varanasi

Con Lali

Varanasi

Crematorios

Ganges

8 septiembre, 2011

En los Templos del impronunciable Khajuraho

4-6 de septiembre de 2011

Para evitar un viaje en autobús de (mínimo) 15 horas Agra-Khajuraho (400km), decidimos coger un tren desde Agra hasta Jhansi (un importante nudo ferroviario en la India), y desde allí un taxi hasta Khajuraho, en total 6 horas de viaje. A pesar de habernos ahorrado 9 horas, estábamos igualmente cansados, así que ese día decidimos tomárnoslo de relax.

Al día siguiente, por la mañana temprano, fuimos a visitar el grupo de templos del Oeste, entre los mejores de la India (y quizás del mundo), todos ellos con unas esculturas maravillosas. Las figuras que adornan las paredes están dotadas de un realismo y dinamismo espectacular.
Entre estos grupos de figuras podemos encontrar varios dioses hindúes, escenas de batallas y, lo que más sorprendió (y escandalizó) al re-descubridor de Khajuraho, el oficial británico TS Burt que llegó aquí en 1838, varias escenas eróticas (algunas realmente acrobáticas). Según nos enteramos, la sensibilidad victoriana de Burt se vio bastante afectada por lo que vio.

Ha sido el aislamiento de Khajuraho el que le ha permitido permanecer en buenas condiciones, apartado de la destrucción y saqueo por parte de invasores, pero también hizo que fueran abandonados y cayeran en el olvido, hasta tiempo reciente.

Khajuraho es un pequeño pueblo, de unos 20.000 habitantes, en el que abundan los hoteles, restaurantes y tiendas de souvenirs. Como llegamos en temporada baja, no había casi turistas en todo el pueblo.
Nuestro hotel, Zen Hotel, no era nada zen. ¡Evitar a toda costa! Por otro lado, nos enamoramos del restaurante “Mediterraneo”, con un horno propio de leña para hacer pizzas, y donde la pasta estaba estupenda (incluso el pan para las tostadas era casero, además de la mermelada), así que hicimos varias visitas, haciéndonos amigos del camarero.

Aparte de los templos del Oeste, que son los más espectaculares, hay otros dos grupos de templos menores, al este y al sur. Intentamos llegar paseando a los del este, pero debido a la mala señalización no fuimos capaces de encontrarlos.

Ya que el viaje a Varanasi por carretera era aún peor que la llegada desde Agra, volvimos a hacer trampas y cogimos un vuelo Khajuraho-Varanasi, de unos 40 minutos, en el que el 90% de los pasajeros eran (éramos) españoles.

Precios medios en Khajuraho:

Pizza en “Mediterraneo”: 4 euros

Habitación en Hotel Zen: 12 euros

Khajuraho

Tenían mucha imaginación...

Dentro de uno de los templos

Paseo por el campo

Templo dedicado al Dios del sol

 

Templos de Khajuraho

El templo hecho con más detalle de toda la India

6 septiembre, 2011

Agra; más que el Taj Mahal

1-3 de septiembre de 2011

Una parada obligatoria para cualquier turista a la Norte de la India es la ciudad de Agra. Muchos vienen solo en una visita express de un día desde Delhi para ver el Taj, pero la verdad es que esta ciudad tiene más cosas que ver y hacer, por lo menos suficientes para un par de días. En principio teníamos pensado quedarnos solo 1 día y medio, pero al final fueron un día más, esto se debía, entre otras cosas, al alojamiento excelente que habíamos encontrado.

 

Tumba de Akbar

Llegamos de Jaipur un jueves a mediodía, y como el Taj cierra los viernes, tuvimos que salir nada más dejar nuestras maletas en la habitación. Justo era hora punta… Hacía muchísimo calor y había gran cantidad de visitantes, sobre todo turistas indios. Nos habían recomendado ir temprano, justo cuando abren a las 6h de la mañana, pero no fue posible. De todos modos, visto desde lejos es un sitio tan impresionante como uno se imagina, pero desde cerca es simplemente increíble. Eso sí, eso uno de los monumentos más caros de la India para los turistas extranjeros pero habrá poca gente que se lo piensa  Además, este precio incluye una bolsita con una botella de agua y unos cubre zapatos para entrar dentro (porque si tienes que dejar los zapatos fuera entre los miles de pares que hay allí será difícil encontrarlos).

 

El segundo día en Agra hicimos una ruta en taxi, porque de esa manera nos ahorrábamos tiempo y pudimos ver Fatehpur Sikri, la tumba de Akbar y el Baby Taj en un día. La primera parada fue Fatehpur Sikri, a unos 40 km de Agra, la antigua capital del imperio mughal. En la plaza de la mezquita nos encontramos con que había una especie de feria. Allí está enterrado un hombre santo que hizo realidad a uno de los deseos del emperador Akbar (tenía tres esposas pero quería tener un hijo). Por lo visto el hombre santo se murió el día 28 de Ramadán y todos los años en esa fecha hay una gran peregrinación a la tumba para dar una donación y pedir un deseo. Así que, recién terminado Ramadán, hicimos como los peregrinos; cogimos un hilo rojo y lo atamos a una de las ventanas, tres nudos para los tres deseos.

Como al final teníamos un día más en Agra, dejamos la fortaleza para el último día. Esa una construcción bastante impresionante también y desde sus murallas se puede ver el Taj Mahal a distancia.
Nuestras últimas palabras sobre Agra tendrán que ser sobre el alojamiento. Es un “homestay”, o sea, no un hotel sino la casa de una familia. Allí comimos el mejor desayuno del viaje y vimos como se preparan las “paranthas” – pan indio que se hacen en la sartén. Estuvimos super a gusto en Palm Stay y lo recomendamos para cualquier visitante a Agra. ¡Gracias a Varun y su amable familia!

Precios medios en Agra:
Entrada al Taj Mahal para turistas extranjeros: 12 euros
Habitación doble en Palm Stay con desayuno, té y snacks incluidos: 22 euros

 

Los hilos rojos en Fatehpur Sikri

 

 

 

El Taj

 

 

 

Fatehpur Sikri

Baby Taj

Agra Fort
1 septiembre, 2011

Palacios y cine en Jaipur

29-31 de agosto de 2011

Después de la relativa tranquilidad de Pushkar, nos vamos en autobús a Jaipur, “Ciudad de la Victoria”. La capital de Rajastán y es otra mega ciudad de la India con unos 3 millones de habitantes. Tiene todo lo típico de las mega ciudades; polución, cloacas abiertas, un tráfico loco y gente por todos lados. Por lo cual nuestra primera impresión no fue muy buena, pero como todo, es un proceso de adaptación y vas cogiendo el ritmo poco a poco.

Jaipur tiene una historia muy interesante y muchas cosas que ver. Así que contratamos un tour con la empresa de turismo pública de Rajastán. Por alguna razón éramos los únicos extranjeros en la excursión y nos trataron muy bien. Por unos 4 euros te llevan a todos los sitios importantes de la ciudad y de los alrededores. Vimos primero el icono de Jaipur de color salmón: Hawa Mahal (El Palacio de los Vientos). Fue construido para que las mujeres de la corte (que no podían ser vistas en público), pudieran contemplar la vida de la calle. Después vimos el City Palace y su museo (con el traje de talla XXXXXXL de un Maharajá que pesaba 250kg y ropas de las mujeres del harén; 40 esposas y 60 concubinas). Al lado del City Palace está el antiguo observatorio de Jaipur, Jantar Mantar con instrumentos muy avanzados para la época.

Después, visitamos varias fortalezas situadas en varias colinas en los alrededores de Jaipur; Jaigarh, Nahargarj y Amber. Cada una impresionante a su manera y alguna con vistas muy bonitas de la ciudad.

El segundo día lo tomamos con más calma y decidimos ir al cine. En Jaipur está el cine más famoso de la India, el Raj Mandir, un edificio que recuerda a una tarta. Sólo pone una misma pelí todo el día con varias funciones. Así que no tienes problema para elegir película. Vimos Aarakshan, una película que trata de las diferencias entre castas en la India. De hecho, fue una película bastante compleja (esperábamos más baile y canciones tipo Bollywood) con un tema serio que por supuesto vimos completamente en hindi y sin subtítulos.

Se come bastante bien en Jaipur. Descubrimos el equivalente a Starbucks en La India llamado Café Coffee Day y nos encantaron sus frappuccinos. Nuestro hotel, Karni Niwas, está en una calle muy tranquila, con habitaciones grandes y con wifi en la recepción. Muy recomendable.

Jaipur es una ciudad de récords, en un solo día hemos visto:

  • EL objeto de plata más grande del mundo: unas vasijas enormes que utilizó un Maharajá para llevar agua de Ganges en un viaje a Inglaterra.
  • EL reloj del sol más grande del mundo en el Observatorio Jantar Mantar que permite medir el tiempo con una exactitud de dos segundos.
  • El cañón con ruedas más grande del mundo en Jaigarh.

Precios medios en Jaipur:
Dos tés y un paquete de galletas en la estación de trenes: 25 céntimos
Entrada de cine en la zona VIP: 2 euros
Tren Jaipur- Agra (240 km) en vagón con A.C : 5 euros

 

El reloj de sol más grande del mundo

 

Raúl con sus nuevos amigos

 

City Palace

 

City Palace en Jaipur

 

Nahargarj

 

Nuestro autobús deluxe

 

Vistas de Jaipur

 

Amber

 

El cine

 

Hawa Mahal, palacio de los vientos

28 agosto, 2011

Baños sagrados en Pushkar

27-29 de Agosto 2011

Continuando nuestra ruta por Rajastán, llegamos a Pushkar, una pequeña ciudad de unos 15.000 habitantes, que contiene cientos de templos, entre ellos uno de los únicos en el mundo dedicados a Brahma (parece ser que Brahma quería realizar una ceremonia de yagna –auto mortificación-, pero su mujer Savitri no acudió, así que decidió casarse con otra mujer. Savitri, con el consiguiente mosqueo, prometió que Brahmna no sería adorado en ningún otro lugar).

En el centro de la ciudad hay un pequeño lago sagrado, en el que los numerosos peregrinos hindús vienen a bañarse de muchas partes de la India. El lago contiene 52 ghats (escaleras que llevan al agua). Algunas de las cenizas de Gandhi fueron esparcidas en el Ghat de Gandhi (anteriormente conocido como Gau Ghat). En estos ghats está prohibido hacer fotografías, y llevar zapatos a una distancia menor de 40 pies del agua.

Pushkar es famosa por su feria de camellos (en octubre-noviembre), en la que se dan cita más de 200.000 personas y 50.000 camellos y caballos. Aparte de la compra-venta, hay competiciones, como la de ver quién tiene el bigote más largo, o cuántas personas pueden montar a la vez en un camello. ¡Debe ser un espectáculo apasionante!
Al ser una ciudad sagrada, se sigue una dieta vegetariana estricta (nada de pescado o huevos, aunque sí lácteos), y el alcohol está prohibido.

Al ser una ciudad pequeña, se puede recorrer a pie, así que nos hemos dedicado a pasear alrededor del lago, aparte de una excursión al templo Pap Mochani, en una colina desde la que hay unas estupendas vistas de la ciudad.

Además hemos podido disfrutar de la hospitalidad que nos han brindado en el hotel Everest, regentado por padre e hijo, preocupados constantemente por sus huéspedes.
Ah, y también hemos tomado nuestro primer lassi (batido indio hecho con yogur), ¡delicioso y refrescante!

Precios medios en Pushkar:
Hotel con aire acondicionado: 11 Euros
Delicioso lassi con cardamomo, azafrán y agua de rosas: 70 céntimos

 

Ghat principal

 

Uno de los cientos de templos de Pushkar

 

Pushkar

 

Bajando a uno de los ghats

Vistas de Pushkar

26 agosto, 2011

Empezando la aventura rajastaní en Udaipur

23-26 de Agosto 2011

Hemos hecho trampa y volado de Amritsar a Udaipur- el plan inicial era movernos por tierra pero al final eran más de 1000km en carretera y no había transporte directo. Udaipur, en el sur del Estado de Rajastán, es conocida como la ciudad más romántica de la India.

No hay mucho que hacer por aquí, pero es un sitio agradable para pasear al lado del pequeño lago o tomar un café en uno de los restaurantes en los tejados. Hemos visitado el Palacio de Udaipur, uno de los más grandes de Rajastán donde las vistas del lago son muy bonitas. En el medio del lago está el Hotel Lake Palace – un hotel de lujo que salió en la película Octopussy (James Bond). De hecho, en muchos restaurantes es la única peli que ponen todas las noches.

Un día contratamos una excursión en taxi de un día a la fortaleza de Kumbalgarh y el templo de Ranakpur. La fortaleza de Kumbalgarh, a unos 85km al norte de Udaipur, fue construida en el siglo XV y solo fue tomado por enemigos una vez en su historia. La zona contiene más de 300 templos y está rodeada por una muralla de 36km (la segunda muralla más larga del mundo, tras la gran muralla china). Se necesitan días para explorar todo Kumbalgarh, nosotros pasamos unas horas allí y luego seguimos a Ranakpur.

El templo de Ranakpur fue una verdadera maravilla. Fue construido por los jainistas en 1439, totalmente en mármol. Los 1444 pillares que lo suportan son todos diferentes entre sí. También hemos aprendido un poco más sobre el jainismo. Es una religión minoritaria en la India con “sólo” 4 millones de seguidores que viven principalmente en los estados de Rajastán y Gujarat. Ranakpur es uno de sus lugares más sagrados y recibe muchos peregrinos (y algún que otro turista).

Siguiente parada: Pushkar a unos 300 km al norte y 5h en tren.

Precios medios en Udaipur:
Habitación en hotel Lake Palace: 300 euros (por razones obvias nos hemos quedado en tierra firme)
Excursión de Kumbalgarh y Ranakpur: 25 euros/dos personas

 

Kumbalgarh

 

Kumbalgarh

 

Ranakpur

 

Palacio de Udaipur

Palacio de Udaipur

Lake Palace Hotel

Vistas de Udaipur

Udaipur

 

Udaipur de noche

23 agosto, 2011

Entre peregrinos y patriotas en Amritsar

20-22 de Agosto 2011

Dejamos atrás el frescor, la lluvia y la tranquilidad de las montañas del Norte y volvemos a la “India de verdad”. Tras un día entero en dos autobuses llegamos a Amritsar, capital de los sijs en el noroeste de la India. Es la ciudad más grande del Estado de Punjab con más de un millón de habitantes. Nuestra primera impresión de la ciudad cuando llegamos por la noche no fue muy buena: caótica, agobiante y un calor sofocante… ¡Pero al final acabó gustándonos!

Punjab significa 5 aguas, refiriéndose a los cinco ríos que lo atraviesan. Es una región muy verde, conocida como el granero de la India. Gran parte de la población aquí profesa el sijismo – una religión bastante tolerante que surgió como compromiso entre el islam y el hinduismo hace siglos. No comparten la idea de las castas – para ellos todos somos iguales independientemente de la nacionalidad, estatus, género, etc.

El Templo Dorado en Amritsar es la Meca de los sijs. Aquí vienen miles de peregrinos todos los días de otras partes de la India, pero también muchos emigrantes sijs del Reino Unido, EE UU etc. En línea con la universalidad de los sijs, el recinto está abierto para todos. Es un sitio muy mágico, sobre todo al atardecer. Miles de personas caminan alrededor de una gran piscina sagrada, algunos se bañan, y todos hacen reverencia al templo situado en el medio del agua. Es un edificio cubierto por oro puro y dentro está guardado el libro sagrado (en su versión original)- pero solo durante el día. Por la noche el libro reposa en una cama en otra sala- es todo un espectáculo cuando lo cambian de sitio.

Dentro del templo es obligatorio cubrirse la cabeza (hombres y mujeres). El pelo es una cuestión muy importante para los hombres sijs. De hecho, no se lo deben de cortar nunca. Lo llevan enrollado en un turbante, cuanto más mayor el hombre, más largo el pelo y más grande el turbante. ¡Hemos visto unos turbantes realmente extraordinarios! Con las mujeres parecen que son más permisivos- pueden llevar el pelo más largo o corto y sin cubrir.

Para hacer honor a la ocasión nos pusimos nuestra mejor ropa india- ¡fue un éxito! Mucha gente quería hacerse una foto con nosotros o con sus niños.

Otro aspecto que nos ha llamado mucho la atención ha sido el comedor comunitario – el Langar. ¡Allí preparan comida para 60.000 personas todos los días del año! Ha sido toda una experiencia comer allí con ellos- mujeres y hombres, pobres y ricos- todos juntos en la sala. Detrás está la cocina donde decenas de voluntarios pelan cebolla, lavan miles de platos etc. También hay unos dormitorios colectivos donde uno se puede quedar pero esa experiencia no la hemos probado. Nuestro hotel, el Hotel Indus, estaba a unos 50m del templo- así que no hemos tenido que andar muy lejos.

Amritsar está a unos 30km de la frontera con Pakistán. El segundo día cogimos un taxi para ver la ceremonia del cierre de la frontera en Attari. ¡Es toda una fiesta y mucho patriotismo! Han incluso construido gradas para colocar a los asistentes. Y viene mucha gente… las gradas estaban llenas con indios saltando, cantando, moviendo banderas al viento e intentando hacer más ruido que el otro lado. En el lado pakistaní normalmente sucede lo mismo, pero ahora como era Ramadán sus gradas estaban medio vacías y no hacían tanto ruido. Esperamos casi 2 horas para que empezara la ceremonia y la gente empezaba entrar en éxtasis. La propia ceremonia dura poco. Los militares desfilan, moviendo las piernas como unos artistas de circo y luego los jefes de los dos lados se saludan, la puerta se cierra y las banderas se bajan a la vez. Hasta el día siguiente el puesto fronterizo no abre.

Nuestro plan inicial era ir ahora a Rishikesh, la capital de yoga, pero visto lo visto no parece muy recomendable viajar por las montañas durante el monzón. Así que, para evitar calarnos del todo otra vez bajaremos más al sur, a Udaipur (Rajastán).

Precios medios en Amritsar:
Viaje McLeod- Amritsar en autobús público (200km con cambio en Pathankot): 3 euros
Taxi a la frontera ida y vuelta: 13 euros
Un plato de dhal (lentejas) y arroz en el templo dorado: gratis (se aprecian donaciones)

Calle de Amritsar

Guardián del Templo Dorado

Voluntarios recogiendo platos

Templo de noche

Peregrinos sijs

Con atuendo indio

Vistas del templo desde el hotel

 

Los militares indios

Las gradas llenas en el lado indio

En el lado pakistaní no había tanta gente

19 agosto, 2011

El preso político más joven del mundo

Visitando el complejo de Tsuglagkhang (residencia oficial del Dalai Lama), aprendimos la historia de Gedhun Choekyi Nyima, el que está considerado como el preso político más joven del mundo.

Última foto del XI Panchen Lama

Este niño fue identificado como el XI Panchen Lama, la segunda autoridad religiosa más importante del Tíbet (detrás del Dalai Lama). Pocos días después de este reconocimiento por parte del Dalai Lama (en 1995), tanto él (a la edad de 5 años) como su familia fueron secuestrados por el gobierno chino, considerándose el preso político más joven del mundo.

A fecha de hoy, nada se sabe de su paradero ni el de su familia. El gobierno chino afirma que se encuentran retenidos por su propia seguridad, pero se niegan a dar noticias sobre su localización o estado.

Desde Pekín han propuesto a su propio Panchen Lama, quien fue proclamado por el gobierno chino como el XI Panchen Lama, pero que no ha sido reconocido por los Tibetanos. Ya que en Tibet está prohibido exhibir fotos del verdadero Panchen Lama, en los monasterios se suele mostrar la foto de su predecesor, el X Panchen Lama.

Recordemos que China invadió Tibet en el año 1949 con el objetivo de “liberarlo”. Desde entonces, ya anexionado a China, se calcula que más de 1.2 millones de tibetanos han sido asesinados, y más del 90% de la herencia cultural tibetana destruida a manos de los chinos, en una estrategia para eliminar la identidad tibetana. Huyendo de represiones y torturas, unos 250.000 refugiados tibetanos han huido a la India, donde sobreviven en trabajos agrícolas o de manufacturas.

En el museo del Tibet en McLeod Ganj aprendimos la trágica historia de la ocupación china y el éxodo de muchos tibetanos a través de fotografías y narraciones de supervivientes

Desde aquí, toda nuestra solidaridad con el pueblo tibetano.

 

19 agosto, 2011

Agujetas en Dharamsala/McLeod Ganj

16-20 de agosto de 2011

Tras un largo viaje de Manali llegamos por fin a Dharamsala. Son unos 270km, unas 10h en autobús normalmente, pero debido al monzón y muchos derrumbamientos en la carretera, nuestro autobús se quedó parado unas 8h en un descampado, esperando que arreglaran los baches y quitaran piedras. Total – 18h en total.

Dharamsala está en el oeste de Himachal Pradesh pero a unas alturas más bajas que Manali, unos 1200m. 4km más arriba está un pequeño pueblo acogedor llamado McLeod Ganj, donde se encuentra la residencia del Dalai Lama, el Gobierno Tibetano en exilio y la mayoría de hostales. No parece un pueblo muy indio, hay una comunidad importante de refugiados tibetanos aquí y el pueblo está lleno de restaurantes, tiendas y cursos tibetanos.

A pesar de ser temporada baja (por el monzón), hay bastante gente aquí. Los extranjeros vienen para “ver al Dalai Lama”, hacer yoga o descansar del calor de las llanuras y los indios para bañarse en las piscinas sagradas y cascadas en Bhagsu, a unos 2km de McLeod.
La residencia del Dalai Lama está dentro de un recinto abierto al público con 2 templos y un museo que cuenta la trágica historia del pueblo tibetano. Es difícil no comparar su situación con la del pueblo palestino.

¡Siendo un sitio tan pequeño tiene muchas cosas que hacer! Todo tipo de cursos; aprender hacer momos (buñuelos tibetanos), joyas, meditación, reiki, masajes, y diferentes estilos de yoga… Estos días hemos hecho diferentes niveles de Hatha yoga (el más común en el occidente), y también hemos probado el Ashtanga yoga – un estilo más dinámico y que requiere más esfuerzo. ¡Tenemos muchas agujetas!

Según la Lonely, Mcleod es uno de los mejores sitios para tomar un buen café en todo el Norte de la India. ¡Y lo hemos comprobado! En Moonpeak Café hemos tomado un cappuccino que podría pasar perfectamente por italiano!

Nuestro hotel, Green Hotel, está bastante bien. Tiene un restaurante ecológico en el  que sirven comida tibetana y no tan tibetana (¡y con wifi!) y hay agua caliente.

Este último día en las montañas lo tomaremos con calma porque mañana nos espera un día largo para ir a Amritsar y el calor.

Precios medios en McLeod:
Viaje Manali-Dharamsala en autobús “deluxe”: 7 euros
Clase de yoga de 2 h: 2-3 euros
1 buen cappuccino: 1 euro (la cosas europeas tienen precios más europeos)

Imprescindible en McLeod:
Chubasquero – es uno de los sitios más lloviosos de la India
No dejar la puerta del balcón abierta – nos entró un mono en la habitación y nos robó toda nuestra fruta!!

 

Banderas de oraciones

 

Piedras con oraciones

Vistas desde McLeod

McLeod Ganj

Un buen capuccino 🙂