W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012
Archive | Fiji RSS feed for this section
24 Marzo, 2012

Viaje por las Islas (y retorno a Nadi)

9-25 marzo

Fji es, sin duda, el lugar ideal para relajarse tras las asperezas del viaje mochilero. En nuestro caso, contratamos antes de empezar el viaje a las islas, todo el transporte y alojamiento. Y como en la mayoría de las islas no hay mucho más que el resort donde íbamos, no había que pensar tampoco en la comida: no había más donde elegir (salvo que alguien quisiera trepar a una palmera para comer algún coco).

Cómo viajar por Fiji sin arruinarse:

Aunque un destino popular entre mochileros, Fiji no es un país tan barato como puede serlo el sudeste asiático, especialmente si decides viajar a las islas pequeñas. Si bien se puede vivir en Viti Levu (la isla principal) por menos de 25 Euros/día, la verdadera belleza de este país se encuentra en las islas, con sus playas de arena blanca y aguas azul turquesa. Pero es quizás el hecho de que no esté al alcance de todos los bolsillos, lo que hace que se preserve alejado del turismo de masas (con todas sus consecuencias; léase hoteles poco estéticos, basura en las playas…), y Fiji mantenga esa naturaleza virgen que aparece en las postales.
Aparte de los resorts de más de 1000€ la noche, existen otros más al alcance de los mochileros. Las islas más asequibles, por precio y distancia a la isla principal, son las Mamanucas y las Yasawas. (En cualquier caso, las opciones de alojamiento baratos son básicas: electricidad algunas horas del día y vienen con todo tipo de bichos… hormigas, mosquitos y lo peor de todo, chinches!) Para facilitar la vida, la compañía “Awesome Adventures” tiene disponibles varios tipos de paquetes, siendo los más comunes los dos siguientes:

  • “Bula Pass”: Incluye transporte ilimitado entre las islas. Hay un barco que recorre de sur a norte, ida y vuelta, las islas una vez al día, así que sólo hace falta esperar a la hora en la que pasa el barco (según si tu dirección es norte o sur) y una vez en el barco tienes que confirmar disponibilidad de tu hotel por teléfono. Disponible para 7, 14 y 21 días.
  • “Bula Combo Pass”: Además del transporte (ilimitado), incluye el alojamiento en los lugares más económicos (también es necesario confirmar alojamiento en el barco). En caso de querer alojarse en algún resort algo mejor, es necesario pagar un poco más. Esta es la opción más utilizada por los viajeros que miran más el presupuesto. También está disponible en versión de 7, 14 y 21 días.
  • Aparte de esos dos, existen otros paquetes cerrados, con las islas y resorts prefijados, pero resultan más caros que los anteriores (con la ventaja que no hay que reservar nada; el punto negativo es que no es posible cambiar la ruta sobre la marcha).
  • Y para los que quieran ahorrar un poquito más, y tengan claro su viaje, hay una cuarta opción (la que cogimos nosotros): consiste en reservar por separado transportes y alojamiento, y regatear un poco a la hora de comprarlo: se puede obtener un descuento “majete”.

Nos decidimos por 13 noches en las islas (visitaríamos un total de 4), 4 noches en la primera (por ser la más barata) y 3 en el resto. Nos despertamos temprano, y nada más acabar de desayunar nos llevamos la sorpresa: la furgoneta que debía llevarnos al puerto se había ido sin nosotros (por una vez los fijianos habían sido puntuales), así que tuvimos que coger un taxi para llegar allí; por suerte eran sólo unos 10 minutos. Embarcamos en el “Yasawa Flier”, el barco que nos llevaría durante algo más de 4 horas, a la isla más al Norte de las Yasawas, llamada…

1. Nacula
Tras sufrir los vaivenes del barco, llegamos besando el suelo al “Nabua Lodge”, un resort que resultaría a la postre el más sencillo de todos en los que nos alojaríamos, pero del que mejores recuerdos guardaríamos. El alojamiento era un sencillo y reducido “bure” (cabaña fijiana), con baños compartidos.
En esta isla, aparte del entretenimiento de cada noche, hicimos varias excursiones: a la “blue lagoon”, una playa perfecta para hacer snorkeling, que se encuentra en una isla vecina, y donde “encontramos a Nemo”, y todo un bosque de corales. También unos días más tarde fuimos a una cueva al lado del mar, a la que se accede buceando por un pasaje submarino durante unos 10 segundos (que parecen 10 minutos): una vez llegados al otro lado está completamente oscuro, excepto por la linterna del guía que vela por nuestra seguridad.
El domingo, como no había actividades, acompañamos a Lulu (uno de los trabajadores del Nabua Lodge, que vivía en una aldea vecina) a misa en la “Iglesia” de la aldea (pongo entre comillas “Iglesia” porque no se parece en nada a las que tenemos en Europa; eran más bien unos palos que sujetaban un tejado de metal, entre un bosque de palmeras; y en el suelo unos cuantos sacos cosidos colocados sobre la tierra). Habíamos leído en la guía de viajes que acudir a celebrar misa en Fiji era toda una experiencia, y no se equivocaban: más que otra cosa, ¡parecía un musical! La gente cantaba, bailaba y daba palmas durante las casi 2 horas que duró la ceremonia. Nos llevamos una gran sorpresa al principio cuando el hombre que más bailaba y gritaba de todos (al que suponíamos el “juerguista” del pueblo), se colocó una chaqueta y se subió al altar: ¡era el cura!
Excursiones y actividades aparte, en la isla conocimos a muchos viajeros, que iban y venían, y con los que pasamos horas hablando, bañándonos o jugando a las cartas. A varios de ellos los volveríamos a encontrar más adelante en otros lugares…
Después de 4 noches, era hora de marcharse, en dirección Sur, hacia…

2. Naviti
En esta Isla nos quedaríamos 3 noches, alojados en el “Korovou” resort, donde los “bula boys” (un grupo de locales que se ocupaban de animar la fiesta nocturna, vestidos con faldas típicas y bailando la “bula dance” o “Macarena fijiana”) hacían la delicia de todos. Como actividad estrella, uno de ellos, “geckoman” era capaz de subir una palmera, sin otra ayuda que sus manos y pies desnudos, y bajar luego boca abajo, una vez nos había lanzado unos cuantos cocos, que después rompía sólo con su mano (niños, no intentéis esto en casa!).
La playa justo al lado del resort estaba muy bien para hacer snorkel, pero no para bañarse, ya que había muchas piedras y corales en la orilla. Por indicaciones de la Lonely Planet, caminamos 10 minutos para llegar a la “Honeymoon beach” (playa de luna de miel), de perfecta arena blanca, en la que estuvimos completamente solos las dos veces que fuimos (ssshhh, que no se corra la voz!).
Tras 3 días de playa, hamaca y sol, con sus consiguientes noches de bailes, limbo y juegos de cartas, llegaba el momento de poner rumbo a…

3. Waya Lailai
El alojamiento era en el resort del mismo nombre que la isla, justo al lado de una aldea. Para romper la rutina, hicimos varias actividades: curso de “tejido” (en el que las mujeres locales enseñaban a hacer pulseras y marcadores de libros al estilo fijiano), natación a la isla vecina (previo viaje en barco, la vuelta corría de cuenta de nuestros pies y manos), y trekking al punto más alto de la isla, desde donde había unas vistas increíbles. Aquí el entretenimiento era más “light”, y se limitaba únicamente a algunas canciones en directo a la hora de la comida.
Una de las noches se fue la luz (la electricidad provenía de generadores de gasolina, y sólo estaban encendidos normalmente por la noche), cosa que agradecimos, porque con la noche clara que había, alcanzamos a contemplar cientos de estrellas, además de, a lo lejos, el resplandor de los relámpagos de una tormenta tropical.
Sin mucho más que hacer que leer tumbados en una hamaca, hicimos las maletas destino a…

4. Bounty
Las otras islas eran de tamaño mediano, con algunas aldeas, rutas para caminar… Pero esta última era pequeña, y sólo existía el resort donde nos quedábamos. Para que os hagáis una idea, en menos de 10 minutos habíamos dado la vuelta a la isla.
En Bounty, los viajeros eran más bien parejas y alguna que otra familia (en las otras nos hemos sentido mayores; la mayoría de los viajeros tenían entre 18 y 24 años).
La comida estaba muy rica, mejor que en otras islas, pero aparte de eso fue el destino que menos nos gustó (a pesar de ser el más caro).

El balance de nuestras dos semanas en las islas ha sido muy positivo: por primera vez no hemos tenido que pensar en dónde nos íbamos a alojar, qué y dónde íbamos a comer (en el momento en que sonaba el tambor, sabíamos que llegaba la hora de comer)… Ha sido una buena forma de desconectar, y un buen momento (entre Australia y Nueva Zelanda, que recorremos durmiendo en una caravana-furgoneta). Y cuando decimos desconectar, ha sido de verdad. Debido a que los precios de Internet en las islas eran prohibitivos (normal, era vía satélite), hemos pasado 2 semanas completamente desconectados de la “civilización”, sin tener ni idea de lo que pasaba al otro lado del mundo: ¡no ha estado tan mal! A cambio, tenemos una piel más bronceada (como diría alguna, estamos “como Kunta Kinte”).
Gracias a todos los que nos habéis acompañado en el camino, y habéis hecho más amenas las noches bajo las estrellas. No están todos los que son, pero sí son todos los que están: gracias a Emanuel, Linda, Claire, Titti, Monica, Fernanda, Erika, Jack, Harriet, Sacha, Fleur, Bart, Jaïr-“Justin”, y a todos aquellos que, con tanto ir y venir de gente, se nos olvidó preguntaros vuestros nombres.

Los tres últimos días, antes de volar hacia Nueva Zelanda, los pasamos en Nadi, en el mismo hotel donde pasamos las dos primeras noches en Fiji (nos hicieron un descuento por clientes habituales), navegando por Internet y poniéndonos al día de lo que había pasado en el resto del mundo.

Llega el momento de guardar el bañador y las chanclas, los viajeros que hemos conocido en Fiji que venían de Nueva Zelanda, nos han contado que el clima actual es frío y lluvias, tocará sacar el chubasquero!

Precios medios:
Precio de nuestro “paquete” todo incluido 14 días: 103 euro/día/2 personas
Excursión a las cuevas Sawa-i-lau: 22 euros
Alquiler de snorkel y gafas de bucear: de 2-6 euros según isla
Hostal en Nadi: 23 euros/noche
Media hora de Internet en cualquier isla de las Yasawas: casi 10 euros

Nuestro "bure" en Nacula

Nuestro "bure" en Nacula

Buffet estilo fiiano

Buffet estilo fiiano

La hamaca, esa gran compañera...

La hamaca, esa gran compañera...

Con la playa al fondo...

Con la playa al fondo...

Los Bula Boys en acción

Los Bula Boys en acción

Geckoman jugándose la vida

Geckoman jugándose la vida

Hospitalidad fijiana en Naviti

Hospitalidad fijiana en Naviti

Foto de grupo

Foto de grupo

Honeymoon beach

Honeymoon beach

Vistas desde la cima de Waya Lailai (I)

Vistas desde la cima de Waya Lailai (I)

Vistas desde la cima de Waya Lailai (II)

Vistas desde la cima de Waya Lailai (II)

Piscina en Bounty Island

Piscina en Bounty Island

23 Marzo, 2012

Llegando a Fiji

7-9 marzo

Después de 5 horas de vuelo (+1 por el cambio de hora), y tras pasar la noche en el avión, aterrizamos en Nadi -el principal aeropuerto de Fiji- situado en Viti Levu, la isla principal (curiosamente el aeropuerto de la capital del país es mucho más pequeño). Allí nos llevaríamos una primera impresión del carácter despreocupado de los fijianos: nos habían asegurado del hotel que alguien iría a recogernos al aeropuerto, pero no fue hasta que los llamamos que alguien apareció por ahí.

A lo largo de las dos semanas y media que pasaríamos en este país, confirmaríamos día tras día esto: el tiempo aquí discurre a otro ritmo (el famoso “Fiji time”), y el estrés es algo desconocido, así que esta resulta una parada ideal para tomar un descanso, leyendo un libro tumbados en una hamaca, a la sombra de un cocotero.

A todo esto ayuda el carácter amable y hospitalario de los fijianos (de hecho hasta el año pasado estaban considerados como el país más amable del mundo, título arrebatado, ellos esperan que por poco tiempo, por los irlandeses), que reciben a los visitantes (“Kaivalagi”, literalmente “gente de muy lejos”) con los brazos abiertos. La palabra más oída es “Bula”, que es una mezcla entre “hola” y “bienvenido”.

 

Algunos hechos sobre Fiji:

  • La mejor época para visitar Fiji es en su “invierno”, de mayo a octubre, la temporada seca. Desde diciembre hasta mediados de abril es la época de lluvias, así que es cuando menos visitantes reciben. Como hemos llegado justo a finales de las lluvias (nos cayó alguna que otra tormenta tropical), decidimos irnos hacia dos grupos de islas, las Yasawas y las Mamanucas, que tienen un clima más agradable.  Todos los viajeros aterrizamos en Viti Levu, pero pocos son los que se quedan más de un día o dos, puesto que la verdadera belleza de este país, mezcla de arena blanca, mar azul turquesa, palmeras y selva tropical, se encuentra en las islas pequeñas.
  • Si venís a Fiji, seréis invitados sin duda alguna por los locales a probar el “Kava” (el cappuccino de Fiji como lo llamaban de forma humorística en nuestro hotel), una bebida que parece agua sucia (y sabe como tal), hecha con agua mezclada con el polvo de una raíz. El kava se utiliza en todos los eventos sociales del país, y aunque no tiene alcohol, si se abusa de ella, deja la cabeza atontada y la lengua de forma parecida al volver de la consulta del dentista con la boca anestesiada. Pero, por supuesto, uno no puede ir a Fiji y no probarla.
  • Aunque no es tan barato como el sudeste asiático, son bastantes los mochileros que se aventuran a venir a Fiji, país en el que hay alojamientos para todos los gustos: desde unos 50€ al día (menos de la mitad si os quedáis en la isla principal), hasta más de 1.000€/día en resorts de lujo (eso nos han contado, porque en los que nos quedamos nosotros eran más bien de los primeros).
  • El deporte nacional es el rugby –practicado incluso por las mujeres-, ocupando el fútbol un meritorio segundo puesto (su respuesta habitual cuando me presentaba como español, era decir algo como: “España campeona del mundo!”).
  • La población es mayoritariamente de origen nativo, aunque viven un gran número de hindúes, que fueron traídos por los ingleses como mano de obra barata a finales del siglo XIX para cultivar los campos de azúcar y algodón. Las tensiones entre nativos e indios persisten hasta el día de hoy en la mayor parte del país, y en general no se ven mutuamente con buenos ojos…
  • Para suerte de los viajeros, la mayor parte habla inglés (idioma común que comparten entre las distintas etnias), aprendido en el colegio desde temprana edad. De hecho, en el colegio, están obligados a hablar entre ellos; una vez vuelven a casa ya pueden hablar su lengua materna con la familia.
  • Después de ser una colonia británica, Fiji obtuvo su independencia el 10 de octubre de 1970. La situación política no siempre es la más estable del mundo (desde1987 ha tenido 4 golpes de estado, el último en 2006), algo que ha afectado el turismo, aunque a fecha de hoy las cosas están bastante tranquilas.
  • En las islas de Fiji era costumbre el canibalismo, cosa que (de forma comprensible) horrorizaba a los misioneros ingleses. El reverendo Baker tuvo bastante éxito convirtiendo a la población (hoy día en su mayoría cristiana), hasta que acabó –podéis imaginar- como plato principal de los locales.
  • La capital, Suva, es la ciudad más grande dentro de las islas del Pacífico Sur, y tiene la universidad más grande, a la que acuden gente de distintos países (las clases se imparten en inglés).
  • Las películas “Náufrago” de Tom Hanks, y “Blue Lagoon”, con Brooke Shields, fueron grabadas aquí. De hecho, por unos 40€ es posible hacer una excursión de un día a la isla donde se rodó “Náufrago”.

 

Los dos primeros días que pasamos en Nadi, antes de ir a las islas, estuvimos bañándonos en la piscina del hotel y planeando nuestro viaje a las islas (un consejo para todos los que vengáis: comprad los viajes a las islas aquí y no en vuestro país de origen, es más barato). La ciudad de Nadi no es de gran atractivo para el viajero, ¡no os perdéis demasiado si os la saltáis!

Siguiente parada: Islas Mamanucas y Yasawas, durante dos semanas!

Puesta de Sol en las Islas

Puesta de Sol en las Islas

Una de las múltiples islas

Una de las múltiples islas

Comida india en Nadi: un thali

Comida india en Nadi: un thali

El coco, presente en todos sitios

El coco, presente en todos sitios

Hospitalidad fijiana

Hospitalidad fijiana

Misa fijiana en la Iglesia del pueblo

Misa fijiana en la Iglesia del pueblo

Horno fijiano

Horno fijiano

10 Marzo, 2012

En Fiji: cerrado por Vacaciones

Seguramente cuando pensáis en nosotros dando la vuelta al mundo, tenéis una idea de algo glamouroso (estilo Willy Fogg) y super-relajado. Pues bien, la mayoría de los días no son así: a veces es estresante no saber dónde vas a dormir, qué comer, si este vendedor tan simpático te está intentado timar, cómo llegar de X a Y… Aparte de los días en los que no hay agua caliente, con madrugones, largos viajes en autobús…

Pues bien, después de tanto “esfuerzo”, hemos decidido tomarnos unas vacaciones de verdad, con una luna de miel en condiciones. Aquí en Fiji, hemos contratado un viaje “a medida”, que durante dos semanas nos llevará por 4 de sus islas paradísiacas. Hemos dejado todo pagado y cerrado, así que durante dos semanas enteras no tendremos que pensar en nada! (seguro que después de esto nos odiáis un poco más).

Viendo la pinta de algunas de las islas donde vamos (en algunas sólo hay un hotel y nada más, aparte de palmeras y playas), tendremos suerte si hay electricidad, así que no tenemos grandes esperanzas de tener conexión a Internet, por lo que es posible que esta sea la última actualización hasta el 22, que es cuando volvemos a Nadi, la isla más grande de todas.

En las próximas fotos, iréis viendo cómo nos vamos poniendo más morenitos poco a poco… Así que como dice el título del post, estamos oficialmente, y hasta nuevo aviso…

¡CERRADOS POR VACACIONES!